Abotsanitz presenta un recurso al permiso de tanatorio en Gabarrari

Abotsanitz ha presentado un recurso de reposición del permiso concedido el 1 de agosto de 2018 en la comisión de Gobierno Local para la construcción de un tanatorio en la calle Gabarrari de Hondarribia.

El principal partido de la oposición ha recordado acuerdos previos del Ayuntamiento de Hondarribia referidos a esta zona: «En 1989 se dice que el objetivo debe ser hacer posible el desarrollo de la promoción de pequeñas industrias relacionadas con la actividad náutico-pesquera y que el uso será de pequeña industria ligada, necesariamente, a la actividad náutico-pesquera». También recupera un decreto de Alcaldía de 2011 en el que, al conceder permiso para un tanatorio, en lo referente a la actividad de éste, la calificación es de «molesta por el olor, la vibración y el ruido», lo que se expresa en repetidas ocasiones como condicionante para las actividades de esta zona.

Por ello, Abotsanitz insiste en dos ideas para subrayar que «la actividad de tanatorio es incompatible para esta zona». Por un lado, «queda bien claro que el pueblo de Hondarribia, como lo ha expresado a través de acuerdos plenarios, quiere que este espacio se dedique a usos relacionados con la actividad marítima y pesquera». Por otro lado, «los tanatorios se citan expresamente en el Plan General de Ordenación Urbana como actividades prohibidas al pertenecer al apartado de usos asistenciales».

«Actividad incompatible»

En el propio PGOU «se consideran incompatibles las actividades que signifiquen grandes flujos de peatones o demanda especial de aparcamiento». Así pues, Abotsanitz se «asombra porque un permiso apoyado en un documento firmado por la señora arquitecta no contemple ningún estudio de movilidad. El movimiento de personas y de vehículos es considerable y por las características propias de la actividad, aumenta de forma imprevisible en algunas fechas. Por lo tanto, nos parece imprescindible realizar un estudio al respecto para conocer los efectos de la actividad en Gabarrari kalea».

Tampoco comparte Abotsanitz «cuando la señora arquitecta municipal en su informe se refiere a la necesidad del servicio de tanatorio. Hemos estado y estaremos siempre por el respeto de la justa competencia, pero decir que hay mucha demanda de este servicio en nuestro pueblo está muy lejos de la realidad. En Hondarribia existe ya un tanatorio que ofrece sus servicios durante todo el año y el promedio es de unos 25 servicios anuales, lo cual significa que una sola empresa basta y sobra para atender las necesidades actuales».

Abotsanitz solicita «encarecidamente al señor Alcalde que reconsidere la decisión de construir un tanatorio en la calle Gabarrari nº 1, por las infracciones legales y las graves consecuencias que acarrearía a la ciudad de Hondarribia y a sus representantes y técnicos municipales.