El alcalde de Olivenza quiere mantener abierto el tanatorio

El alcalde de Olivenza, Manuel J. González Andrade, tiene la intención de mantener en funcionamiento el tanatorio municipal. Así lo ha comunicado a HOY después de conocerse la sentencia que obliga al ayuntamiento oliventino a clausurar estas instalaciones por suponer unacompetencia desleal al tanatorio privado que abrió en esta localidad en el año 2015.

González Andrade cree que la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, en la que se confirma la clausura de las instalaciones, no impide la reapertura del tanatorio porque el Consistorio ya aprobó en 2020 una ordenanza que establece por este servicio un precio público de 400 euros más IVA y, además, elimina la exención en el pago que se contemplaba para las personas que careciesen de seguro de fallecimiento y que contasen con un informe de los servicios sociales de la localidad.

El alcalde de Olivenza entiende que al tratarse de un precio público (antes era una tasa) salva el escollo legal que se recogía en la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil y confirmada por la Audiencia.

El tanatorio ofrecía a los vecinos la posibilidad de hacer uso de la instalación a coste cero si no tenían seguro ni ingresos

En su opinión, el precio de 400 euros evitará que el único tanatorio que existe en la localidad pueda cobrar un importe superior al que se aplica en otros tanatorios privados que funcionan en localidades similares a Olivenza.

El tanatorio municipal de Olivenza comenzó a funcionar en el cementerio de la localidad en el año 2018 tras realizarse una inversión que permitió reformar la cubierta y adecuar el habitáculo refrigerado en el que se coloca el féretro para que mantenga una temperatura constante de entre 0º y 5º centígrados.

Cuando aquella inversión se realizó, Manuel J. González Andrade dijo que la reapertura de ese servicio municipal pretendía dar respuesta a los vecinos que no podían hacer frente al gasto de tanatorio por carecer de póliza, especialmente a los mayores sin ingresos. «El gobierno local ha decidido recuperar el tanatorio municipal para que el pueblo de Olivenza pueda elegir entre lo público y lo privado», dijo en aquel momento.

Tres años después, la Audiencia Provincial confirma que el tanatorio municipal supone una competencia desleal al tanatorio privado y obliga a cerrarlo, una decisión a la que se resiste el alcalde.