El futuro tanatorio municipal de Gelsa será una realidad a finales de este año

El futuro tanatorio municipal de Gelsa empieza a ver la luz. La primera fase de las obras ya ha comenzado con el movimiento de tierras, el vallado y las labores previas a la edificación. El presupuesto es de 124.412 euros y se espera que el edificio esté construido a finales de este año.

Tras los trabajos actuales, se emprenderá una segunda y última fase, con una inversión de 141.189 euros, donde se concluirá la edificación. El nuevo tanatorio dotará a Gelsa de las instalaciones precisas para no obligar a los vecinos a desplazarse a Quinto de Ebro o a Zaragoza para poder acceder a este servicio.

El edificio tendrá dos velatorios distintos, cada uno con su correspondiente sala de espera. Habrá además un amplio espacio de entrada, una sala de acondicionamiento estético y baños adaptados.

Para poder acceder al servicio, se precisa también la adaptación de los caminos y accesos a dicho recinto. De esta parte se va a hacer cargo en Ayuntamiento de Gelsa, con fondos propios. En cualquier caso, el tanatorio se situará en una zona lo suficientemente próxima al casco urbano como para no tener que desplazarse hasta allí en coche.

De la obra del edificio se hace cargo la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), con fondos del Plan Plus. La inversión total aproximada se estima en 265.600 euros y el plazo de ejecución se establece en unos doce meses.