El TSJA condena por desviación de poder al Ayuntamiento de Fuentes de Andalucía

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha anulado por “desviación de poder” la decisión del Ayuntamiento de Fuentes de Andalucía de denegar la licencia de apertura a la Sala de Duelos María Auxiliadora de la localidad.

La sentencia del alto tribunal andaluz ya es firme y ha cerrado siete años de pleitos. En ella se recoge el “variado y sucesivo cúmulo de irregularidades” cometido por el Ayuntamiento y el “trato discriminatorio” recibido por la empresaria Ana Rosa Villar, a la que condenó a “realizar un sinfín de alegaciones en vías administrativa y judicial a lo largo de varios años”. Finalmente, sus requisitos resultaban inútiles porque la Administración “cambiaba de parecer”, dice el TSJA.

En lugar de actuar “en estricta aplicación de la legalidad vigente a la hora de decidir sobre la licencia pedida, como debía ser”, el Ayuntamiento gobernado por el partido NIVA (Nueva Izquierda Verde Andaluza) tuvo un “comportamiento con finalidad espúrea”, según la sentencia de  la Sala de lo Contencioso a la que tuvo acceso este periódico. MÁS INFORMACIÓN

El tribunal vincula ese comportamiento a la “oferta de servicios de consultoría”  que recibió la empresaria en 2013 de un mediador que quería ir a medias en el negocio. Fue a partir de su rechazo cuando “comenzaron las dificultades burocráticas” pese a que la actividad parecía reunir hasta entonces las “condiciones y requisitos favorables a su autorización”, según la sentencia.

Los jueces señalan como instigador al actual alcalde y candidato a las elecciones municipales de 2015 por el NIVA,Francisco Martínez Galán, que puso en marcha una campaña de movilización de los vecinos contra el proyecto. Afirmaban que la Sala de Duelos era un tanatorio encubierto, aunque el proyecto no preveía llevar a cabo ninguna práctica forense ni crematorio.

La juez apercibió de desobediencia al alcalde y al jefe de la Policía

La abogada de la empresaria, Mercedes León, denuncia la “carrera de obstáculos” en que se vio envuelta su clienta: “Se produjo la ofensiva de todo un Ayuntamiento contra una vecina a la que se va denegando todo lo que solicita, adoptando incluso una ordenanza municipal de tanatorios ad hoc con el único objetivo de que no suponga competencia con el nuevo tanatorio municipal que el Ayuntamiento decide impulsar con fondos de la Diputación Provincial”. 

Por ejemplo, primero le requirió tres plazas de aparcamiento, luego 17 y finalmente se olvidó de tal exigencia. “El nivel de hostigamiento ha sido tal que en el verano de 2018, cuando el Ayuntamiento se vio obligado a otorgar la licencia por orden del juez, no cesó de poner impedimentos a su funcionamiento, reclamando permisos inexistentes y prohibiendo  incluso su apertura”.

Ello “obligó al juzgado a apercibir a todos los miembros de la Corporación, al alcalde y al jefe de la Policía Local de un posible delito de desobediencia”, relata.

La afectada: “yo solo quería trabajar”

Ana Rosa Villar explica a este periódico que con la crisis económica se quedó sin trabajo, hizo un estudio de campo y decidió abrir la Sala de Duelos porque era un servicio inexistentes en Fuentes de Andalucía y sus vecinos tenían que ir a Marchena para velar a sus difuntos.

“Tenía mucha ilusión por ganarme la vida y me encontré con una campaña de acoso en las redes sociales atacando mi dignidad, mi integridad moral y mi propia imagen. Me sentí impotente y vilipendiada, y pasé momentos muy duros”, relata.