España envejece: se registra el mayor número de muertes desde la posguerra, según la funeraria de Mapfre

En enero de 2017, España sufrió una ola de frío que disparó el precio de la electricidad y llevó al Gobierno a  anunciar una intervención del mercado para intentar contener el recibo. La serie del INE refleja que, en el último medio siglo, enero es sistemáticamente el mes del año con más fallecimientos en España.

Una larga pendiente

David-Sven Reher, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y experto en demografía, considera el dato de fallecimientos de 2017 esperable y consecuencia del progresivo envejecimiento de la población española. En su opinión, “significa que España está iniciando un proceso largo de declive” demográfico que va a continuar.

Reher, que recuerda que el número de fallecidos supera al de nacimientos desde 2015, tendencia que apunta, no se va a corregir, señala que el dato de 2017 indica que “estamos deslizándonos por una pendiente que va a ser muy larga y va a traer muchos disgustos, por ejemplo, en materia de pensiones. Ahora bien, va a ser un negocio estupendo para las funerarias”, resume.

La mortalidad del país es uno de los principales factores que condicionan la actividad de Funespaña. La filial de Mapfre (la mayor aseguradora española) es uno de los principales actores del sector funerario, que según la patronalPanasef, mueve en España 1.430 millones anuales y emplea a más de 11.100 personas. Está fuertemente atomizado, con más de 1.400 empresas de las que solo cinco facturan más de 50 millones anuales.

Funeraria de Madrid

Las últimas cuentas de Funespaña, que reflejan unas ventas de 108,15 millones en 2017 (un 3,7% más) y beneficios de 5,396 millones, un 20,15% más, recogen el impacto que ha tenido para la filial de Mapfre el proceso de liquidación de la antigua Empresa Municipal de Servicios Funerarios de Madrid (EMSFM), remunicipalizada por el consistorio de la capital en septiembre de 2016 sin compensación alguna para Funespaña, que tenía un 49%.

Para medir su actividad, Funespaña contabiliza 89.919 “prestaciones” en 2017 (que agrupan servicios funerarios, en salas de tanatorio, en cementerios e incineraciones), lo que supone un desplome del 40% respecto a 2015, último ejercicio completo en el que gestionó la EMSFM. Respecto a 2016, la caída es del 28,46%, aunque “el incremento ha sido del 4,5% sin el efecto del EMSFM”, señala en su informe de gestión.

La empresa ha recurrido a los tribunales de lo mercantil y lo contencioso administrativo para tratar de buscar una compensación económica por la remunicipalización de la empresa, privatizada en 1993 por 100 pesetas en el mayor escándalo de la época del entonces alcalde, José María Álvarez del Manzano. Para sustentar la ausencia de la compensación para Funespaña, el Ayuntamiento de Madrid recurrió a un informe externo que certificó la “ falta de mantenimiento” de los cementerios madrileños que Funespaña cuestiona.

Basándose en el Reglamento de Servicios de las Corporaciones Locales, que “exige que se prevea entre las partes el modo en que se amortizará el capital privado antes de la extinción de las empresas mixtas”, y en lo que dispone la legislación mercantil sobre liquidación de sociedades, los administradores de Funespaña “estiman que la solución de este conflicto será favorable a los intereses de la Sociedad”.