La ciudad de Cordoba contara con un nuevo tanatorio municipal

El anuncio del Ayuntamiento de Córdoba de abrir un nuevo tanatorio en el cementerio de San Rafael no ha sentado igual de bien a todas las empresas que operan en el sector. El proyecto municipal, que pretende abrir siete nuevas salas en este cementerio supondría ampliar, en pleno centro de la ciudad, la oferta de un servicio de velatorio al que recurren en torno a 3.700 familias cordobesas cada año. La incineración quedaría reservada a los dos hornos crematorios que existen en la ciudad ya que, por ley, deben ubicarse fuera del casco urbano. Según el gerente de Cecosam, José Antonio Romero, esta iniciativa responde a una antigua petición del sector, en el que operan, además de Tanatorios de Córdoba, que aglutina al tanatorio del Granadal y el de Las Quemadas, ocho funerarias pequeñas que dan trabajo en torno a medio centenar de personas. En Tanatorios de Córdoba trabajan 76 personas «a los que hay que sumar un centenar de puestos indirectos», señalan en la empresa.

En este momento, el cementerio de San Rafael, reabierto a los enterramientos desde el año pasado y con una oferta creciente de espacios para la inhumación de cenizas, es el más solicitado por los cordobeses. Del mismo modo, el tanatorio del Granadal, que gestiona Tanatorios de Córdoba, es el más demandado, por su cercanía, frente al de Alcolea o Las Quemadas. Cecosam pretende con este nuevo tanatorio ofrecer más cercanía a los ciudadanos en el cementerio de San Rafael, lo que además aumentará las opciones de las pequeñas funerarias, que actualmente solo pueden operar en las cinco salas de Alcolea. «Tanatorios de Córdoba prohíbe el acceso a sus dos tanatorios, por lo que hay muchos servicios que tenemos que rechazar, incluso de familiares nuestros, porque en Alcolea no hay salas disponibles o porque la gente quiere cercanía y nosotros no podemos entrar en El Granadal», coinciden empresas como Arcángel o Servisa. Según las funerarias consultadas, el 80% de los ciudadanos dispone de un seguro de decesos, pero es libre de elegir tanatorio, si bien, lo que demandan es cercanía. Por eso creen que contar con un tanatorio junto a la avenida de Barcelona «beneficiaría a todos los ciudadanos».