Podemos alega contra la apertura de un tanatorio en el polígono de Cros

Maliaño, 23 sep (EFE).- Podemos Camargo ha presentado una serie de alegaciones para que sea denegada la licencia de actividad, solicitada por una empresa, para la instalación de un tanatorio-crematorio en el polígono de Cros, en la que, entre otras cosas, muestra su oposición a la ubicación prevista.
La formación ha destacado hoy en una nota de prensa que la localización prevista “manifiesta las insuficiencias” de las infraestructuras del polígono de Cros, puesto que, a su juicio, no incluye las distancias de separación a núcleos poblados e instalaciones deportivas y se encontraría cerca de empresas de alimentación.
También considera que existen “irregularidades” en el procedimiento y contenido del proyecto básico de esta iniciativa que la hacen, en su opinión, “incompatible” con el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Camargo, al tiempo que alerta de la actividad “altamente contaminante” que suponen los hornos crematorios.
Podemos Camargo se opone así a la apertura de la actividad de un tanatorio-crematorio en este polígono por considerar que su ubicación vulnera la normativa vigente.
Al respecto, ha asegurado que las distancias respecto de zonas residenciales, industrias alimentarias y espacios deportivos, inferiores a 500 metros, “comprometen” la seguridad y la salud de la población.
Algo que, para esta formación, vulnera también la prescripción comunitaria europea de 2005, que advierte de que “los residuos generados por los crematorios son residuos de la depuración de gases que contienen mercurio”.
Por ello, ha asegurado que “no se puede ubicar” en esta zona un tanatorio y que otorgar la licencia de actividad “provocaría riesgos en la salud humana innecesarios”.
Además, Podemos Camargo ha considerado que “sólo se entendería como un favor a los intereses económicos que entraña el proyecto”, puesto que, bajo su criterio, “no es en absoluto necesario” para la prestación del servicio de cremación que la instalación se encuentre dentro de una área urbana, pero también próxima a zonas de cultivo y ganadería y a espacios naturales de especial protección ecológica.
Para esta formación, la aprobación de la licencia en la ubicación solicitada incurriría en “vicio de arbitrariedad” y en “desviación de poder”.
Y es que, a su juicio, sería “nula de pleno derecho” por “carecer” de motivación, desde el punto de vista sanitario y medioambiental, y “desconocer” la alarma social, la oposición vecinal, el carácter de la actividad y los usos del suelo.

Fuente: El Diario Montañés